Slider

miércoles, 28 de febrero de 2018

Agenesia Vaginal, enfermedad rara con soluciones a la vista


Foto: Álvaro Ochoa
Hoy 28 de febrero se celebra el Día Mundial de la Enfermedades Raras y hemos querido analizar una de ellas con todos nuestros amigos lectores, se trata de la Agenesia Vaginal, una malformación congénita del aparato reproductivo femenino que consiste en que la vagina no se desarrolla de manera normal, no alcanza la profundidad requerida para este órgano, y en algunos casos, no se llega a formar, también puede incluir ausencia del útero lo cual ocasiona la falta de la menstruación, siendo este último el síntoma por el cual lo detectan los profesionales en el tema.

Si bien es incierta la cifra de mujeres que la padecen en el mundo –algunos hablan de 1 entre 5.000 otros dicen que podría ser de 1 entre 10 mil o más– lo cierto es que esta malformación trae consigo, para quienes la padecen, varias dificultades que afectan la autoestima y puede generar problemas de índole psicológico al detectar la incapacidad de procrear o llevar una vida sexual placentera en pareja.


La vagina es un órgano que en condiciones normales llega a medir hasta 8 centímetros, en los casos de padecimiento de agenesia vaginal, llamada también Síndrome de Mayer-von Rokitansky-Kuster-Hause, en homenaje a quienes la descubrieron, puede llegar a tener hasta solo un centímetro de profundidad, situación por la cual le es difícil a la mujer llevar una vida sexual satisfactoria y placentera. 

Más mujeres acuden a la cirugía para tratar la Agenesia Vaginal

Pensando en mejorar esta última consecuencia de la enfermedad, se han encontrado soluciones que han dado excelentes resultados, teniendo en cuenta los casos particulares de cada paciente, y han permitido mejorar su calidad de vida, para hablar del tema entrevistamos al doctor Álvaro Ochoa, un ginecólogo con más de 20 años de experiencia y quien ha liderado tratamientos exitosos como solución a esta malformación congénita.

“Una solución que recomendamos para estos casos es la intervención quirúrgica que consiste en la construcción de la cavidad vaginal y en el cual se usan tejidos de la misma paciente; con la ayuda de conformadores (moldes) vaginales, se logra que este espacio se mantenga en su cuerpo y puede llevar una vida sexual activa y placentera”, señalo Ochoa.

Video: Cirugía de corrección Agenesia Vaginal

Para este experto, quien ha atendido muchos casos con éxito en su clínica ubicada en la ciudad de Cúcuta (Norte de Santander), la edad apropiada para la cirugía es cuando la mujer quiere comenzar su actividad sexual, el diagnóstico se puede lograr de forma rápida y la cirugía puede tardar una hora en realizarse, el posoperatorio no requiere de incapacidades prolongadas, la paciente puede salir al día siguiente de la operación y, siguiendo los cuidados requeridos, en un mes puede recuperase de forma satisfactoria.

“Para tranquilidad de la paciente es una cirugía de bajo riesgo, en la intervención participa un grupo de profesionales interdisciplinario en el que está un cirujano plástico, quien realiza el trasplante de tejidos y la experticia de los ginecólogos que garantizan el éxito de la intervención”, agregó el Ochoa.

Como factor innovador estos profesionales utilizan conformadores elaborados a base de polímeros de diferentes tamaños, algunos elaborados por aprendices e instructores del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), la recomendación del ginecólogo es que estos moldes los use la convaleciente durante la noche, al menos por un año, aunque hay casos en que la paciente con actividad sexual continua, no lo requiere.

Información sobre los coformadores realizados en el SENA

Este procedimiento quirúrgico ha permitido mejorar la calidad de vida de las muchas mujeres que han optado por esta alternativa, Lorna Márquez, una ciudadana venezolana que acudió a la ayuda profesional de estos expertos, comenta que su vida y autoestima cambiaron ostensiblemente después de la cirugía correctiva. 

En otros procedimeintos se utiliza parte del intestino delgado para los injertos

“Cuando me enteré que padecía esta afección mi vida se tornó muy confusa, mis planes de tener novio y de formar una familia cambiaron, me convertí en una persona aprensiva y un poco solitaria, no encontraba un sentido verdadero para vivir, era sin duda un cuadro depresivo que me hundía cada vez más, pero afortunadamente las cosas cambiaron, si bien en cierto no puedo tener hijos, ya puedo sentirme mucho mejor”, manifestó Márquez.

El caso de Lorna es muy común entre muchas pacientes que han afrontado esta malformación, aunque los especialistas explican que algunos problemas que pueda ocasionar el síndrome de Rokitansky tienen solución, el problema radica en que dicha solución tarda en llegar, otra problemática es la falta de recursos necesarios para acceder a los diferentes tipos de tratamientos que se requieren.

En Colombia este tipo de cirugías están dentro del rango de la estética, lo cual hace que el Plan Obligatorio de Salud (POS), no las contemple dentro de la cobertura; para el Dr. Ochoa es uno de los obstáculos que impide que estos tratamientos sean asequibles para todo tipo de personas, y se convierta en uso exclusivo para los que pueden costearla, la cual y dependiendo del caso, puede estar desde los cinco millones de pesos en adelante.

Existen otros tratamientos alternativos, como el uso de moldes o conformadores los cuales se usan por tiempo prolongado, pero es la cirugía la que garantiza mejores resultados para las pacientes en corto tiempo y con mayor capacidad de adaptación.

Entrevista Dr.Álvaro Ochoa.




Para mayor información sobre procedimientos y costos visite la página http://www.dralvaroochoa.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario